Ll√°menos:

91 220 33 03
Portada de la p√°gina

Blog

EL DA√ĎO MORAL EN LOS CASOS DE INCUMPLIMIENTO DE OBLIGACIONES CONTRACTUALES

Cuando abordamos el tema del perjuicio moral, nos encontramos en un terreno delicado, ya que no est√° claramente definido en ninguna ley, sino que ha sido la jurisprudencia la que lo ha venido delimitando con el paso del tiempo. Sin embargo, a√ļn no existe una definici√≥n precisa del da√Īo moral, lo que genera numerosos litigios para tratar de determinar su propia existencia y cuantificaci√≥n. 

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo viene sosteniendo que la compensaci√≥n por el da√Īo moral debe entenderse de manera restrictiva, refiri√©ndose al sufrimiento psicol√≥gico, espiritual o emocional, as√≠ como a la angustia y el trastorno de ansiedad, seg√ļn establecen sentencias ya ciertamente antiguas como la de 23 de julio de 1990 o la de 24 de septiembre de 1999. Seg√ļn esta perspectiva, si una lesi√≥n a un derecho subjetivo afecta el aspecto econ√≥mico de la persona que busca la compensaci√≥n, no se puede reclamar que esta lesi√≥n tambi√©n afecte su esfera personal. El da√Īo moral solo se presentar√≠a cuando se ha violado un derecho inmaterial de la persona y no procede alegarlo si se ha sufrido un perjuicio econ√≥mico.

En nuestra opini√≥n y tambi√©n seg√ļn otra l√≠nea de jurisprudencia de la misma Sala Primera del Tribunal Supremo, esta argumentaci√≥n presenta ciertas incongruencias en su razonamiento legal. Y es que no parece que nuestro sistema legal ni la mayor√≠a de la jurisprudencia proh√≠ban la compensaci√≥n conjunta de da√Īos econ√≥micos y morales derivados de los mismos actos que tengan car√°cter doloso o negligente.

Cualquier incumplimiento, ya sea contractual o extracontractual, intencionado o imprudente, implica impl√≠citamente la generaci√≥n de da√Īos y perjuicios. Por lo tanto, el responsable debe indemnizarlos y no puede haber una decisi√≥n judicial que, tras determinar un incumplimiento, no se pronuncie sobre la compensaci√≥n adecuada para reparar el da√Īo causado por dicho incumplimiento.

La postura del Tribunal Supremo

En este sentido, la sentencia del Tribunal Supremo del 15 de junio de 2010 establece una distinci√≥n importante en este contexto al determinar cu√°ndo se deben indemnizar los da√Īos morales y en qu√© medida. Se basa para ello en lo previsto en el art√≠culo 1107 del C√≥digo Civil, recordando que mientras que un deudor de buena fe es responsable de los da√Īos previsibles, un deudor doloso tambi√©n ser√° responsable de los da√Īos que resulten claramente del acto generador. La consecuencia de esta diferencia es que, en el caso de un incumplimiento con dolo (tanto en el √°mbito contractual como extracontractual), se ampl√≠an los criterios de imputaci√≥n objetiva para determinar qu√© da√Īos deben ser compensados. 

Esto significa que no solo se incluir√°n los da√Īos que se pudieron prever en el momento de asumir la obligaci√≥n, sino tambi√©n aquellos que se derivan claramente del incumplimiento, lo que implica que no solo importa si el da√Īo es relevante, sino tambi√©n si existe una conexi√≥n objetiva entre el da√Īo moral y el incumplimiento.

En t√©rminos pr√°cticos, esto implica que hay un aumento en la compensaci√≥n de los da√Īos sufridos en los casos en que el incumplimiento es doloso. Aqu√≠ es donde entra en juego la compensaci√≥n por todos los da√Īos morales, incluso si no eran previsibles o relevantes en el momento de la formaci√≥n del contrato u obligaci√≥n. Por lo tanto, la compensaci√≥n no se limitar√° a los da√Īos que podr√≠an haberse previsto en el momento de establecer la obligaci√≥n, sino que se extiende a todos los da√Īos morales.

Es relevante mencionar la Sentencia del Tribunal Supremo del 31 de mayo de 2000, en la que se abord√≥ una demanda relacionada con la reclamaci√≥n de da√Īos morales debido a un retraso en un vuelo. En dicha sentencia, se estableci√≥ que bajo el criterio de relevancia, no se pueden considerar como da√Īos morales las situaciones de mera molestia, aburrimiento, enojo o enfado que suelen surgir como consecuencia de un retraso en un vuelo. No obstante, se admiti√≥ que existen casos susceptibles de indemnizaci√≥n, como cuando los pasajeros no reciben una atenci√≥n adecuada durante la espera o no se les proporciona la comunicaci√≥n necesaria para mitigar las consecuencias del retraso. Tambi√©n se incluyen las situaciones en las que se experimenta aflicci√≥n o perturbaci√≥n significativa como resultado de las horas de tensi√≥n, incomodidad y molestias causadas por un retraso considerable en un vuelo, sin justificaci√≥n alguna.

...no solo se incluir√°n los da√Īos que se pudieron prever en el momento de asumir la obligaci√≥n, sino tambi√©n aquellos que se derivan claramente del incumplimiento, lo que implica que no solo importa si el da√Īo es relevante, sino tambi√©n si existe una conexi√≥n objetiva entre el da√Īo moral y el incumplimiento.

Es posible la reclamaci√≥n de ambos da√Īos

En este sentido, nuestra jurisprudencia casacional viene admitiendo que si somos capaces de demostrar que ha habido un da√Īo que implique una serie de eventos causantes de un grave perjuicio en la integridad f√≠sica, psicol√≥gica y en el bienestar social y familiar del perjudicado, y tambi√©n se demuestra que este da√Īo se deriv√≥ directamente del incumplimiento doloso de la obligaci√≥n por parte del demandado, se cumple un criterio de imputaci√≥n objetiva respaldado por el art√≠culo 1107 del C√≥digo Civil (que tambi√©n se aplica a casos de incumplimiento no contractual). 

Esto obliga al deudor a responder por los da√Īos morales ocasionados. Por lo tanto, es un error pensar que los sufrimientos demostrados no pueden ser considerados como da√Īos morales y que no se puede reclamar compensaci√≥n por da√Īo moral si tambi√©n se presenta un perjuicio econ√≥mico.

Lo que sucede en muchos casos es que en las demandas no se analiza bien lo anterior, ni se exponen de forma adecuada los da√Īos morales que se reclaman. Es frecuente que en las demandas no se distingan adecuadamente los da√Īos patrimoniales por los que se reclama y los da√Īos morales que tambi√©n se solicitan. No basta con pedir cantidades diferentes para cada uno de estos conceptos, sino que es crucial diferenciar las causas o motivos que han generado cada tipo de da√Īo, demostrando que, aunque se deriven de los mismos hechos, ambos tipos de da√Īo han ocurrido simult√°neamente.

... es un error pensar que los sufrimientos demostrados no pueden ser considerados como da√Īos morales y que no se puede reclamar compensaci√≥n por da√Īo moral si tambi√©n se presenta un perjuicio econ√≥mico.

¬ŅNecesitas m√°s informaci√≥n sobre alguno de nuestros servicios?

Déjenos sus datos y le llamaremos a la mayor brevedad posible.