¿Aval a primer requerimiento o seguro de caución?

Es habitual para empresas y particulares acudir a la figura del aval bancario, normalmente a primer requerimiento, para evitar los posibles efectos negativos que suelen genera los impagos de los acreedores. Con un aval bancario a primer requerimiento, no habrá que demostrar incumplimiento alguno ni entrar en el fondo de la controversia; basta con requerir al asegurador y este pagará las cantidades al avalado. No obstante, la crisis económica ha reducido drásticamente la concesión de avales a primer requerimiento. Ello ha provocado un resurgir de los seguros de caución. El seguro de caución es un contrato por el cual la Compañía de Seguros indemnizará al asegurado, por el incumplimiento de obligaciones del Tomador del seguro, que es el que contrata el seguro.