Ll√°menos:

91 220 33 03
Portada de la p√°gina

Blog

NULIDAD DEL SEGURO POR OCULTACION DE LA ENFERMEDAD

¬ŅQu√© sucede cuando la incapacidad o el fallecimiento del asegurado ha sido consecuencia de una enfermedad no declarada por el contratante?.

El art√≠culo 4 de la Ley de Contrato de Seguro establece que ‚Äúel seguro ser√° nulo si en el momento de su conclusi√≥n no exist√≠a el riesgo o hab√≠a ocurrido el siniestro‚ÄĚ.

En casos de ocultación de enfermedad es habitual de las aseguradoras aleguen la falta de cobertura amparándose en el mencionado artículo. Para que se aprecie esta falta de cobertura son necesarios dos requisitos. En primer lugar, la actitud dolosa del asegurado, es decir, que haya ocultado de manera consciente y voluntaria la existencia de la enfermedad. Así mismo, la patología no declarada debe ser la causa directa de la muerte o la enfermedad.

En relación con los criterios de aplicación de este artículo resulta muy ilustrativa la sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo civil, de 10 de diciembre de 2021, que analizamos a continuación.

En el supuesto enjuiciado el demandante padec√≠a depresi√≥n desde el a√Īo 2005. Incluso hab√≠a instado un procedimiento de reconocimiento de la situaci√≥n de incapacidad permanente, que le hab√≠a sido denegada. En abril de 2012, contrat√≥ un seguro que inclu√≠a la cobertura por invalidez permanente absoluta, no declarando que hab√≠a padecido depresi√≥n. En junio de 2012, es decir dos meses despu√©s de contratar el seguro, sufre un ictus de car√°cter leve. A ra√≠z de este episodio, en enero de 2013 se aprueba por parte del INSS la incapacidad permanente absoluta del asegurado, al padecer un ‚Äútrastorno depresivo mayor cr√≥nico con s√≠ntomas psic√≥ticos en contexto de accidente vascular cerebral isqu√©mico menor‚ÄĚ.

La compa√Ī√≠a, Axa Aurora Vida, S.A., deneg√≥ el cobertura alegando que el asegurado hab√≠a ocultado la depresi√≥n sufrida de manera dolosa. Respecto al ictus, defend√≠a su irrelevancia a efectos de la incapacidad reconocida, alegando que el motivo para su concesi√≥n no era el ictus sino el trastorno depresivo con s√≠ntomas psic√≥ticos que el actor sufr√≠a desde 2005.

La demanda del asegurado fue inicialmente estimada por parte del juzgado de primera instancia n¬ļ 5 de Vic, mediante sentencia de fecha 8/07/2016, que lleg√≥ a la conclusi√≥n de que aunque el actor padeciera el trastorno depresivo desde hac√≠a a√Īos, la declaraci√≥n de incapacidad fue consecuencia de un ictus sufrido con posterioridad a la suscripci√≥n del seguro.

La sentencia fue recurrida por la compa√Ī√≠a, resolviendo a su favor la Secci√≥n 16¬™ de la Audiencia Provincial de Barcelona, mediante sentencia de fecha 16/10/2018. La Audiencia consider√≥ que el contrato deb√≠a considerarse nulo, de acuerdo con el art√≠culo 4 de la Ley de Contrato de Seguro, toda vez que en el momento de contrataci√≥n de la p√≥liza el asegurado sufr√≠a la patolog√≠a mental que dio lugar a la posterior situaci√≥n de incapacidad.

El asegurado recurri√≥ en casaci√≥n ante el Tribunal Supremo, defendiendo que la raz√≥n que llev√≥ al INSS al reconocimiento de la incapacidad no fue la depresi√≥n sino el ictus, apoy√°ndose en un argumento de bastante peso: el hecho de que a√Īos atr√°s hab√≠a solicitado la incapacidad por sufrir la depresi√≥n, y le hab√≠a sido rechazada.

Finalmente el Tribunal Supremo ratifica la decisión de la Audiencia Provincial de Barcelona y considera que en el caso analizado la incapacidad fue consecuencia de la depresión y no del ictus sufrido.

En primer lugar, porque si bien el ictus se produjo después de la formalización del seguro, la Sala considera que la depresión mayor crónica con síntomas psicóticos fue la patología invalidante. Y, en segundo lugar, frente al argumento de que la depresión había sido examinada anteriormente y no había provocado el reconocimiento de la invalidez, menciona el alto Tribunal que si la incapacidad permanente le fue denegada en su día, fue por estar en tratamiento y seguir controles periódicos cuya eficacia debía verificarse.

En conclusi√≥n, se menciona que, aunque la declaraci√≥n de invalidez tuvo lugar tras la celebraci√≥n del contrato, la enfermedad invalidante se encontraba ya diagnosticada y no fue declarada por el asegurado, dando lugar a la aplicaci√≥n del art√≠culo 4 de la Ley de Contrato de Seguro y por tanto, dando la raz√≥n a la compa√Ī√≠a aseguradora.

Aunque la declaración de invalidez tuvo lugar tras la celebración del contrato, la enfermedad invalidante se encontraba ya diagnosticada y no fue declarada por el asegurado, dando lugar a la aplicación del artículo 4 de la Ley de Contrato de Seguro

¬ŅNecesitas m√°s informaci√≥n sobre alguno de nuestros servicios?

Déjenos sus datos y le llamaremos a la mayor brevedad posible.