El pasado día 17 de febrero de 2020, el diario ABC se hacía eco de la sentencia obtenida por Vicente Rodrigo, socio de Basilea Abogados el pasado mes de mayo por el Juzgado de lo Social 23 de Madrid, por la que se estimaba nuestra demanda presentada en representación de seis trabajadores de la Embajada de Siria en España. 

Con esta sentencia, los trabajadores conseguían que se les reconociera su derecho a resolver los contratos de trabajo que les unían a la Embajada, con derecho a percibir una indemnización equivalente a la del despido improcedente. Además, se les reconocía el derecho a percibir una indemnización de 30.000 euros a cada uno de ellos, derivada del acoso laboral sufrido a cargo del máximo responsable de la Embajada. Actos de acoso vulneradores del derecho fundamental a la integridad física y moral de los trabajadores, y que constituyen un intento de menoscabar su dignidad, según declara probado la sentencia, que ya es firme.

Reconocido el acoso, la sentencia acoge la acción indemnizatoria efectuada por los trabajadores, pues considera acreditados los elementos objetivos de la acción. En cuanto a la cuantificación de la indemnización, la sentencia declara que «atendiendo a esos criterios, se acoge el criterio del demandante, de aplicar analógicamente la LISOS, pudiendo ser subsumida la conducta de la empresa en el art. 8.11 de esta norma que contempla la calificación de infracciones muy graves, en materia de relaciones laborales individuales, por “actos del empresario que fueran contarios al respeto de la intimidad y consideración debida a la dignidad de los trabajadores”. Dicha infracción conlleva una sanción en su grado medio, conforme establece su art. 40.1.b) entre 25.001 a 100.005 €, -por lo que resulta ajustada por equivalencia, el importe que se reclama, de 30.000 €, por cada demandante, para de ese modo resarcir los daños y perjuicios ocasionados».

En la actualidad, los trabajadores se enfrentan a una ejecución de sentencia complicada, toda vez que la Embajada se niega a abonar las cantidades recibidas basándose en las normas de inmunidad diplomática. Pueden descargarse el artículo de ABC en este enlace.