En una relevante sentenciada obtenida por Basilea Abogados, el Juzgado de Primera Instancia 17 de Madrid ha condenado a MAPFRE a pagar a su asegurada el capital asegurado en una póliza de Vida e Incapacidad.
La póliza había sido suscrita por la asegurada en el año 2008, con ocasión de haber concertado un préstamo hipotecario con Caja Madrid. Poco después, la asegurada fue ingresada en varias ocasiones en diversos centros hospitalarios, concluyendo con el reconocimiento por parte del INSS de la incapacidad permanente.

Después de presentar la correspondiente declaración de siniestro, MAPFRE denegó la cobertura aduciendo que la asegurada había faltado a la verdad a la hora de rellenar el cuestionario de salud, pues según la compañía había ocultado deliberadamente su situación de salud previa a la suscripción del seguro.

La sentencia ahora comunicada, y que ya es firme, acoge plenamente los argumentos expuestos por los letrados de Basilea Abogados, condenando a MAPFRE a pagar los 48.000 euros pactados en la póliza para el supuesto de Incapacidad Permanente, junto con los intereses previstos en el art. 20 de la Ley de Contrato de Seguro. La aseguradora, además, deberá pagar las costas del procedimiento.

Tras analizar la documentación clínica de la asegurada, así como las testificales practicadas, la la sentencia concluye manteniendo el criterio de nuestro Tribunal Supremo y de la Audiencia Provincial de Madrid: para que la aseguradora pueda liberarse de la obligación de pago de la prestación, es requisito inexcusable que el asegurado haya actuado dolosamente o con culpa grave, mintiendo en las preguntas que, de manera pormenorizada, debe haber incluido la aseguradora en el cuestionario de salud. Y recuerda que ese dolo nunca puede presumirse, sino que deberá ser la aseguradora la que pruebe que su asegurado mintió de manera deliberada.