Aunque no se puede hablar de un número exacto de afectados, ya que no se conocen estas cifras, se calcula que podrían ser cerca de 6.000 los pacientes afectados por las prótesis de cadera y rodilla fabricados por la empresa Traiber. La empresa, cuyas prótesis caducaban en 2003, no contaba con los certificados de calidad necesarios por lo que los manipulaba para su venta.

La AEMET tras verificar la denuncia de trabajadores de la empresa según los cuales la mercantil estaba vendiendo productos caducados, sin licencia y con los certificados falsificados, emitió un Informe en el que alertaba sobre la falta de calidad y seguridad, al no contar entre otras cosas con las medidas adecuadas de esterilización de los materiales.

El citado Informe en el que se ponían de manifiesto las prácticas llevadas a cabo por la mercantil Traiber, sirvió para decretar con fecha 7 de noviembre de 2014 el cese de actividad de la empresa, toda vez que los hechos descritos han supuesto un riesgo grave para la salud de los pacientes.

El informe pone de manifiesto que la empresa vendió en 2013 y 2014 “productos fabricados y esterilizados en 1998, que al tener una caducidad de cinco años solo se podían haber implantado hasta 2003”. La empresa falsificaba la fecha de caducidad y la fijaba para 2014.

Fallos de fabricación, de esterilización, unido a una incorrecta comercialización del producto toda vez que acudían a la falsificación de la fecha de caducidad del producto para conseguir la venta de los mismos llevaron a la AEMET a solicitar el cese de una actividad cuyas consecuencias son los riesgos para la salud que puede repercutir en los pacientes operados.

La directora de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), Belén Crespo declaró que “Las irregularidades de Traiber son muy graves. En los últimos meses de actividad, la empresa incumplió los procedimientos de calidad y trazabilidad que nos permitirían seguir el destino de todas sus prótesis”.

Es por ello por lo que desde Basilea Abogados animamos a demandar a los pacientes a afectados a los efectos de conseguir una restitución de sus derechos. Nuestro despacho actualmente defiende los derechos de varios afectados por la implantación de dichas prótesis y confiamos en que los tribunales nos den la razón.