En ocasiones, los trabajadores somos conscientes de determinadas situaciones que se pueden producir en el ámbito de nuestra relación laboral pero desconocemos o, no nos planteamos, que es lo que debemos hacer si tal circunstancia se produce. Esto es lo que ocurre precisamente con los accidentes laborales. A ningún trabajador se le escapa que, en el desarrollo de su trabajo, puede llegar a ser víctima de un accidente laboral pero, ¿sabemos cómo actuar si tal cosa ocurre?

Para resolver a esta cuestión, nos proponemos recoger aquí unas pautas generales de cómo debemos actuar ante un accidente de trabajo que esperamos os sean útiles:

Vamos a distinguir, en primer lugar, donde se produce el accidente:

a) Puede que el accidente se produzca en el centro de trabajo, en cuyo caso, el trabajador lo comunicará a su Jefe inmediato. Si hay testigos que hayan presenciado el accidente, se acudirá con ellos. Debemos ser muy rigurosos y no hacer nosotros nuestro propio diagnóstico, es decir, no nos pararemos a valorar la gravedad del accidente sino que ante un golpe o lesión, sea en apariencia de la gravedad que sea, lo comunicaremos ya que desconocemos cuales pueden ser las consecuencias y gravedad del mismo en un futuro.

b) O puede que se produzca, fuera del centro de trabajo. En este caso, el trabajador a su jefe inmediato a la mayor brevedad posible, siempre que por la entidad de las lesiones sea posible hacerlo así.

c) En último lugar, puede tratarse de un accidente in itinere (al ir o al volver del trabajo). En este caso, será el trabajador el que deberá justificar la hora y circunstancias del accidente con la aportación de testigos, justificantes, informe policial…

Si el accidente es grave, lo primero que haremos será acudir al hospital más próximo. Si el accidente no es tan grave, tenemos que conocer la mutua que nos corresponde, y acudir a ella con la solicitud de asistencia firmada por la empresa.

Puede ocurrir que la Mutua considere que lo sucedido no puede considerarse como accidente laboral. En este caso:

– Debemos presentar una reclamación ante la mutua, asegurándonos de que nos quedamos con un acopia sellada de nuestra reclamación.

– Seguidamente acudimos a nuestro centro de salud, a fin de que el INSS determine si se trata de un accidente de trabajo o no.

El reconocimiento de accidente laboral o no es determinante a efectos económicos motivo por el cual, os animamos a que contactéis con nosotros si no lográis que os reconozca el accidente como accidente de trabajo.